¡Hola! soy Janet Martin, coach mindfulness.

Diplomada en ciencias empresariales en la universidad FUB, formada como PNL&COACH por el Institut Gestalt y en autoconocimiento, desarrollo personal y liderazgo por Borja Vilaseca Institut y Mindfulness con el método MBTB de la escuela de atención plena. Gracias a la experiencia y camino personal recorrido, acompaño a personas y a grupos hacia una mayor conciencia de si mismas y bienestar personal.

 

Mi propósito es acompañarte a que aprendas a encontrar en ti, todo lo que buscas fuera y vivir con mayor libertad y autenticidad.

«Creo en las personas, en su bondad, grandeza y su capacidad de transformación personal.»

Cuando conectas con ese SER maravilloso que eres, todo cobra sentido y empiezas a fluir con la vida. Empiezas a cambiar aquello que necesitas cambiar y reconocer lo que ya está bien. Actuando en coherencia con lo que sientes y estando mucho más en paz. 

Las tres herramientas que me han ayudado a mi propia transformación personal, permitiéndome sentir la propia grandeza y vivir con mayor confianza y consciencia son:

1. AUTOCONOCIMIENTO. ¿Quién soy? 

– Mirar hacia dentro con curiosidad y ganas de reencontrarse con uno/a mismo/a. Saber quién verdaderamente soy y quién no soy para exponer y entregar desde la autenticidad y coherencia. Conocer las propias luces y sombras, las verdaderas motivaciones y necesidades es clave para desarrollarse en la dirección correcta. En el viaje hacia esa autenticidad descubres que es agotador sostener a ese personaje mental al que nos hemos identificado. Un personaje mental que como toda construcción mental no existe realmente y es tremendamente inestable. 

3. ACTITUD COACH ¿Qué necesito aprender para tomar el control de mi vida? 

– Responsabilidad, compromiso y cuestionar. Para vivir con mayor confianza y plenitud, hay que coger las riendas de la propia vida, ser el propio líder de uno mismo. Es decir, dejarse de victimizar, de culpabilizar a los demás de todos los males y coger la responsabilidad del propio bienestar.  Dentro de una misma han estado siempre todas las respuestas. Descubrí que se accede a ellas bajando el ruido mental y hacer las preguntas adecuadas para conectar con los propios recursos internos donde se encuentran las verdaderas motivaciones y valores. Los valores son la mejor brújula para iniciar ese camino hacia una vida con propósito y conseguir nuestros objetivos.

4. ATENCIÓN PLENA o MINDFULNESS

 Salir del automatismo e ir despertando a la experiencia del momento presente con apertura y amor. La atención plena es un preciado tesoro que tenemos los seres humanos. Es esa capacidad de darnos cuenta de nuestro universo interior y exterior. Para recordar el camino momento a momento es clave prestar atención al presente. En el aquí y ahora está toda la vida que somos y nos la perdemos distraídos en nuestra mente. Este es el único momento del que dispones para vivir, crecer , sentir, cambiar y transformarnos. Para una vida plena necesitamos tomar consciencia del mundo irreal, pasado y futuro, que genera la mente, dejando de permitir que substituya nuestra vida. Entrenar la atención plena y sus cualidades para lograr una mente clara, nos permite manejarnos mejor en las situaciones difíciles o de estrés extremo, a la vez que nos mantiene enfocados en lo que realmente queremos y recuperar nuestra vida.

 

Pasión por el trabajo personal

«La pasión señala hacia el propósito de vida»

Un sueño puede comenzar con una sola chispa de pasión e ilusión. Como una niña, me entusiasmé e ilusioné con dedicarme a aquello que tanto me estaba transformando, el autoconocimiento y la meditación.

Observa cualquier instante de ilusión lo poderoso que es. Te llenas de luz, fuerza y de alegría, vibrando alto ¿verdad?.  

Entonces ¿Cómo es que cuesta tanto hacer realidad los sueños? 

Al final, he llegado a la conclusión que el mayor obstáculo para conseguir nuestros sueños siempre es uno mismo. Si dejamos en piloto automático las riendas de nuestra vida, las creencias limitantes y los miedos acaban apagando la llama de la ilusión.
 Gracias al trabajo personal, he aprendido un camino para empezar a dejar de ser el propio obstáculo y empezar a ser el motor de una buena vida. Es decir,  observándonos y tomando perspectiva de la propia mente, podremos tomar decisiones guiadas desde el amor y no tanto desde el miedo. Decisiones que hacen crecer, madurar y asumir la responsabilidad del propio bienestar.

 

 

 

×